Geoportal Áreas Naturales Protegidas

Localización y consulta de cartografía

Seleccione la ANP deseada

El Geoportal del Sistema de Monitoreo de Biodiversidad y Degradación en las Áreas Naturales Protegidas terrestres tiene como objetivo facilitar la localización y consulta de la cartografía temática generada en el proyecto Global Environmental Facility (GEF) Resiliencia, 2016 - 2018 (SEMARNART, CONANP, CONABIO, GEF, PNUD, Resiliencia). Incluye la información más reciente sobre Tipos de Vegetación y Uso de Suelo, Pérdida de Cobertura de Vegetación, Integridad Ecosistémica y Calidad de Hábitat de los Depredadores Tope dentro de las Áreas Protegidas, que como indicadores espacio-temporales del estado de la biodiversidad permiten conocer su estatus y buscan apoyar a la toma de decisiones. Cada Área Protegida no sólo presenta información gráfica donde se muestra la extensión de cada clase de la cobertura de vegetación o índice correspondiente en el año más reciente (post-procesamiento de datos), si no que además permite asociarla a información más detallada. En particular sobre las zonas núcleo, zonas de preservación y la periferia del área destinada a conservación como lo muestran los reportes de los indicadores a las que está asociada cada polígono de las Áreas Protegidas. De forma adicional se muestran indicadores puntuales en los reportes de las Áreas Protegidas que levantan datos en el SNMB sobre la representatividad de la fauna (aves, murciélagos, mamíferos medianos) información que con el tiempo será integrada para estimar el indicador global: la Integridad Ecosistémica..

Acerca de las coberturas

Pérdida de cobertura de vegetación (2017)

Se refiere al cálculo del área de vegetación perdida en un periodo de tiempo dentro del Área Protegida del 2001 al 2017. Se obtiene a partir de imágenes satelitales LandSat mediante MAD-Mex ( https://monitoreo.conabio.gob.mx/snmb_charts/dashboard_mapabase.html ) y Global Forest Watch (https://www.globalforestwatch.org/ ). La pérdida de vegetación puede causar el aislamiento poblacional de especies con baja movilidad o capacidad de dispersión entre fragmentos remanentes, además de exponerlos a las amenazas presentes en áreas transformadas, si el área perdida no se recupera las especies están expuestas a consecuencias graves por aislamiento genético.

Tipos de vegetación y uso de suelo (2015)

Se refiere a los diferentes tipos de vegetación y uso de suelo definidos en imágenes LandSat mediante MAD-Mex (https://madmex.conabio.gob.mx/) en el Área Protegida. La extensión de cada una de ellos nos informa sobre la dominancia y heterogeneidad de tipos de vegetación, así como el tipo de actividades humanas presentes en el Área Protegida (e.g. agricultura y áreas urbanas). La conversión de la vegetación natural en espacios antrópicos causa un deterioro de los ecosistemas (Challenger, 1998; Rodrigues et al, 2000) por alterar la composición, interacción de especies y los procesos ecológicos (Hansen et al, 2004). Por esta razón, es necesario contar con indicadores de cambio de patrones y dinámica temporal de la cobertura de uso de suelo.

Integridad ecosistémica (2014)

Se refiere al estado de conservación o condición de los ecosistemas que presenta el Área Protegida, la integridad ecosistémica integra índices que conforman elementos estructurales, funcionales y de composición de la vegetación y cobertura vegetal en los ecosistemas. Es una medida de la modificación de hábitat y tiene valores entre 0 a 1, donde cero es el valor más bajo asociado con una alta degradación y 1 con un alto grado de conservación. La dominancia de valores altos de IE en el Área Protegida por ejemplo significa que tiene condiciones aceptables derivados de diversos índices como la heterogeneidad de altura de árboles, productividad primaria, ausencia de plagas, prevalencia de tasas fotosintéticas, cobertura arbórea y arbustiva, ausencia de asentamientos humanos y agricultura, ausencia de pastizales inducidos.

Calidad de hábitat de los depredadores tope (2014)

La calidad del hábitat del Puma concolor y el Panthera onca se estima a partir de 22 variables ambientales provenientes de imágenes satelitales y de información de la estructura de la vegetación del Inventario Nacional Forestal y Suelo (INFyS, CONAFOR) , en conjunto con las localidades de registros recientes provenientes del SNIB y del SNMB de ambos depredadores en el país. Estas variables permitieron caracterizar ambientalmente el hábitat en el que actualmente se ha encontrado a cada especie de estos felinos con el fin de caracterizar los valores “óptimos” ambientales para estos depredadores, el índice va de cero a uno, donde uno refleja la calidad más alta. Los depredadores tope son especies clave que se encuentran en los niveles más altos de la cadena trófica. Al ser carnívoros estrictos de talla grande, son importantes reguladores de la estructura del ecosistema y ayudan a preservar la biodiversidad de las comunidades terrestres (Soulé and Terborgh, 1980). Son llamados ingenieros ecosistémicos por el papel que juegan en proveer de recursos a diversas especies a partir de los restos que dejan de sus presas como es el caso del puma (Elbroch, et al 2017; Barry et al 2018). Debido al costo y tiempo de los estudios poblacionales que requeriría conocer las tendencias para los depredadores tope, se utilizó como proxy a la calidad de su hábitat.